• Suicidio en México

    Los suicidios en México presentan una tendencia creciente. Entre los años 2000 y 2014 la tasa de suicidios aumentó de 3.5 a 5.2 por cada 100 mil habitantes, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

    Así, este problema se coloca como la decimoquinta causa de muerte a nivel nacional. Considerando sólo los suicidios registrados en 2014, 80.2% fueron consumados por hombres y 19.8% por mujeres; lo que significa que ocurren cuatro casos en hombres por uno de mujer.

    Entre las causas más frecuentes de suicidio se encuentran: problemas afectivos, conflictos de personalidad, existenciales y trastornos mentales, así como dificultades económicas y enfermedades crónicas.

    Respecto a su situación conyugal 47.8% de quienes cometieron suicidio eran casados, pero también un dato relevante fue que 32.3% de la población que cometió suicidio se encontraba en situación de desempleo.

    De hecho, la condición de actividad laboral es una característica que varía entre el género masculino y femenino, ya que la mayoría de las mujeres que se suicidaron no trabajaba (70.9%), en tanto, la mayor parte de los hombres que se suicidó sí trabajaba (73.4%).

    El comportamiento de los suicidios por entidad federativa muestra que Campeche (10.2), Aguascalientes (8.6), Chihuahua (8.4) y Yucatán (8.4), son las entidades que presentan mayor tasa de suicidios por cada 100 mil habitantes. En tanto que Oaxaca (3.4), Morelos (2.8), y Guerrero (2.1), presentan las tasas más bajas.

    El hecho de que este problema sea recurrente en la población joven llama la atención, ya que las muertes por suicidio se presentan mayormente en jóvenesde 15 a 29 años, cuatro de cada diez (40.2%) formaban parte de este grupo poblacional.

    Especialistas en el tema dan los siguientes consejos para prevenir conductas suicidas de adolescentes: escuchar a los jóvenes; no ignorar sus amenazas de suicidio; buscar ayuda profesional si esta conducta es recurrente; identificar las caudas de sus miedos o frustraciones; animarlos a no aislarse, ni de los amigos ni de la familia y recomendar que practiquen algún deporte.

    Las cifras sobre este fenómeno son preocupantes, por ello es importante considerar las necesidades de la población en materia de salud mental, creando oportunidades de desarrollo integral para prevenir más casos de suicidio.

    Algunos psiquiatras definen al suicidio como una forma desesperada de decir algo y es considerado un grito de ayuda, por lo que se debe cambiar la percepción que se tiene de este fenómeno, pues ya es un problema de salud pública.

    Como senador, el mes pasado solicité mediante un Punto de Acuerdo al gobierno del estado de Yucatán y a la Secretaría de Salud federal la implementación de acciones para disminuir los suicidios en esa entidad federativa, así como llevar a cabo estudios para identificar las causas de suicidio entre niños y jóvenes. Seguiremos trabajando en ese sentido.

    *Publicado en el Sol de México [2017, julio 26]

  • MÉXICO ANTE LA ESCASEZ DE AGUA

    La creciente escasez de agua, es hoy uno de los desafíos principales para el desarrollo sostenible. Pese a la falta de este recurso a nivel global, algunos países destacan por su elevado consumo, superando los 300 litros por habitante: Estados Unidos (575 litros), Australia (493 litros), Italia (386 litros), Japón (374 litros), México (366 litros), España (366 litros) y Noruega (301 litros).

    Y el problema aumentará a medida que la población mundial siga creciendo y se intensifiquen los impactos negativos del cambio climático. Se calcula que, en 2025, cerca de mil 800 millones de personas vivirán en regiones donde la escasez de agua será absoluta, en su mayoría pertenecientes a los países en desarrollo (Foro Económico Mundial, 2017).

    Asimismo, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), en enero pasado, señaló que solo 3% del agua en el planeta es dulce y de esa cantidad únicamente 0.007% es potable. La FAO también señaló que más de mil 100 millones de personas en el mundo carecen de acceso directo a fuentes de agua potable. Hay regiones del planeta donde se debe caminar más de 10 kilómetros diarios para conseguirla.

    México es un buen ejemplo de estas complicaciones para acceder a agua potable. En las regiones centro y norte del país se concentra 27% de la población y se genera 79% del PIB, pero solo cuenta 32% del agua potable. En cambio, en la región sur se asienta 23% de la población y se genera 21% del PIB, pero cuenta con 68% del agua potable en el territorio nacional.

    Ante esta situación puede ser buena idea recurrir al uso de aguas residuales. De hecho, la mayoría de las actividades humanas generan aguas residuales y más del 80% de ellas regresan al ecosistema sin haber sido tratadas o reutilizadas (Unesco, 2017).

    En ese sentido, la Comisión Nacional de Agua señala que en México, existen dos mil 337 plantas de tratamiento de aguas residuales municipales y dos mil 639 industriales. Toda esta infraestructura debe ser aprovechada al máximo y en caso necesario, construir más.

    El manejo adecuado de aguas residuales genera beneficios ambientales, sociales y económicos esenciales para un desarrollo sostenible. Además, las aguas residuales son ricas en carbono, nutrientes y podrían proporcionar fertilizantes y otros subproductos recuperables, si se recolectan y son tratadas correctamente.

    También hay que modificar la perspectiva sobre las aguas residuales dejando de verlas como algo desechable o que se debe eliminar, y trabajar como lo han hecho otras ciudades alrededor del mundo: construyendo plantas de tratamiento que recuperan de manera eficaz los nutrientes y la bioenergía.

    Desde el Senado contribuiré y actuaré de manera comprometida para mejorar la situación hídrica de nuestro país y así poder evitar catástrofes que tendrían consecuencias terribles para la biodiversidad, los ecosistemas y la sociedad en su conjunto. Necesitamos disminuir nuestra huella hídrica para que puedan existir en el futuro condiciones de conservación sustentable de nuestro planeta.

    *Publicado en el Sol de México [2017, 13 de junio]