• Gestión a favor de venezolanos

    CIUDAD DE MÉXICO.— Mediante un punto de acuerdo promovido ante el pleno de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, el senador Daniel Ávila pide se exhorte al Instituto Nacional de Migración y a la Secretaría de Relaciones Exteriores a implementar acciones a favor de la comunidad venezolana que busca migrar a México de forma legal.

    El exhorto tiene como objetivo que el Instituto Nacional de Migración y la Secretaría de Relaciones Exteriores revisen los métodos y prácticas que se han aplicado recientemente al momento en que llegan a territorio nacional ciudadanos venezolanos. Se busca, dijo el senador, que reciban un trato que no atente contra sus derechos humanos.

    Ante la crisis política, social y económica que se vive en Venezuela, han intentado ingresar legalmente a nuestro país más de 10 mil ciudadanos de aquella nación, durante los últimos meses, de los cuales 92% han sido rechazados, señaló el senador yucateco.

    Según datos de la Secretaría de Gobernación, las tarjetas de residentes para venezolanos pasaron de mil 552 en 2012, a 4 mil 826 en 2016.

    “México siempre se ha caracterizado por ser un país hospitalario y solidario con el resto del mundo”, apuntó el legislador yucateco, sin embargo, de acuerdo con datos de la Asociación de Venezolanos en Yucatán (Aveyuc), cerca del 95% de los que han intentado ingresar al país no han sido admitidos, a pesar de tener una visa expedida por México.

    “Lo más lamentable es que tenemos conocimiento de que muchas de las personas de esa nación que han intentado ingresar a territorio mexicano de forma legal, han sido objeto de maltrato y violación a los derechos humanos”, señaló.

    Muchos de los testimonios recabados por la AVEYUC evidencian que al ingresar a México, vía aérea, llegando a los aeropuertos se han enfrentado a procesos de revisión por parte de las autoridades de migración, durante los cuales fueron encerrados en instalaciones no adecuadas para ese fin, sin camas, alimentos, sin servicios sanitarios y bajo llave, por excesivos períodos de tiempo -que han superado las 24hrs-, desde su aproximación a los módulos de migración y hasta que se les notifica que no serán admitidos al país. Además de mantenerlos incomunicados y sin brindarles información legal.

    Este tipo de actuaciones por parte de la autoridad son totalmente reprochables e injustificadas. Los mexicanos no podemos ser indiferentes ante la situación que están viviendo los venezolanos, y mucho menos debemos otorgar un trato inhumano a quienes intentan ingresar legalmente a nuestro país, concluyó Ávila Ruiz.

    *Publicado en el Diario de Yucatán [2017, agosto 11]

Comments are closed.