• El Senador Daniel Ávila Ruiz condena enérgicamente la política migratoria de Donald Trump por separar a los niños mexicanos de sus padres

    Mérida, Yucatán 21 de junio 2018.- Este miércoles 20 de junio del año en curso, el Senador Daniel Ávila Ruiz, apoyó decididamente el dictamen legislativo por el que se exhorta a la Secretaría de Relaciones Exteriores para solicitar al Gobierno de los Estados Unidos de América ya no detener a los niños migrantes mexicanos. Además, se unió enérgicamente al pronunciamiento de la Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión en la que se condena la política migratoria de ese país.

    Daniel Ávila Ruiz, mencionó que en los últimos años, se ha incrementado el número de niños, niñas y adolescentes, menores de edad que viajan solos y ponen en riesgo su vida ante la posibilidad de sufrir graves violaciones a sus derechos humanos; accidentes (asfixia, deshidratación, heridas); ser captados por redes del crimen organizado; ser sometidos a explotación sexual o laboral; sufrir maltrato institucional en el momento de la repatriación o perder la vida en el momento del tránsito y cruce.

    Lo peor de todo, es que la política persecutoria del actual Gobierno Norteamericano ha incrementado el número de detenciones de migrantes indocumentados menores de edad, y ha violentado todas las normas de convivencia internacional. Señaló  que en el pronunciamiento de la Comisión Permanente, se coincide que Donald Trump incentiva un discurso de odio, alienta a grupos racistas, privilegia las soluciones belicistas, militariza las fronteras, impulsa la guerra comercial con la imposición de aranceles y ataca permanentemente los acuerdos multilaterales, rechaza la solución conjunta y pacífica, ataca la dignidad de las personas migrantes, y con su política de “Tolerancia cero”, atenta contra los derechos de las niñas y niños, colocándolos en una situación de mayor vulnerabilidad.

    Además dijo que todos los legisladores, todos los mexicanos, y una gran mayoría de países, reprobamos que Trump separe a miles de niñas y niños de diversas nacionalidades de sus padres y los mantenga encerrados en “jaulas”, sin atender sus necesidades específicas de salud, discapacidad y edad, provocando en ellos daños permanentes e irreparables. Además, Trump se olvida que México no solo es un vecino, sino un socio, un aliado en diversas causas y un amigo. Por ello, México no respaldará a un país que vulnere sistemáticamente los derechos humanos y no tenga ningún respeto por la vida y la dignidad de las personas, en especial de las niñas y niños.

    Por último dijo, que en los resolutivos del pronunciamiento, “…los legisladores condenamos enérgicamente la política cruel e inhumana de Donald Trump; además solicitamos al Gobierno de México considere la posibilidad de retirarse de cualquier esquema de cooperación bilateral con los Estados Unidos de América en materia de migración, combate al terrorismo y lucha contra la delincuencia organizada; y por último, hicimos un llamado a la comunidad internacional y  organismos internacionales a condenar la reclusión y separación de niñas y niños de sus padres, además de abogar por detener la cruel e inmoral política migratoria de los Estados Unidos de América.”

    *Nota publicada por SuresteInforma (21 de Junio de 2018)

  • Senado se llena de colores, inaugura exposición pictórica “Los Brujos”

    Ciudad de México.-El Senado de la República se preocupa y ocupa por la generación de leyes a través del trabajo y debate legislativo, pero también por ser un espacio en donde se tenga la oportunidad de admirar y apreciar exposiciones artísticas, aseguró el senador el senador Daniel Gabriel Ávila Ruiz, al inaugurar la Exposición pictórica “Los Brujos”, del artista plástico Max Sanz.

    Quizá todos, dijo, esperan ver en las obras que presenta este joven pintor de origen oaxaqueño, a esos seres que el artista Francisco de Goya toca en dos momentos: “Los caprichos” y “Pinturas negras”, pero afortunadamente nos encontramos con obras de colores vibrantes y personajes recurrentes.

    “Y es justo en esos colores y personajes en donde denotamos la conexión con la pintura oaxaqueña siempre tan colorida y con características propias, pero al igual, ese colorido artístico lo encontramos también en nuestra cultura mexicana”, destacó el senador del PAN.

    Este arte retoma la concepción del término nahuali, náhual, usado para designar dos significados: el primero se refiere a esa suerte de tener un álter ego animal que se encuentra estrechamente unido al destino humano, y el segundo significado, es el ser que tiene la capacidad de cambiar de forma a voluntad y que, al pasar del tiempo, también llamaron brujo.

    Brujo es un vocablo del viejo mundo usado para nombrar a una persona que por sus prácticas y conocimientos ocasionaba circunstancias sobrenaturales y a quienes se les atribuye un pacto con el diablo y el poder de dañar a otras personas, explicó el legislador.

    Max Sanz, aclaró el senador del PAN, va más allá de esos conceptos y en sus obras muestra a estos seres, a través de sus personajes, con colores vibrantes, sabios, mágicos, libres, que curan, que conservan su mentalidad infantil o ingenua y que no temen caer en las redes de la malignidad, pero inmersos en ese color negro, que traslada a nuestra caótica realidad actual.

    Como curador de arte, Ricardo Camacho dijo que en el caso del artista Max Sanz, sus personajes y colores hablan de su personalidad, de lo que siente y de lo que quiere que sientan y perciban los demás a través de su vista y a entregarse a los sentimientos que trata de comunicar, en un mundo de elefantes y calaveras, y de todo lo que para él significa expresar su espíritu.

    En estas exposiciones –agregó– tenemos la oportunidad de decir lo que significa el artista, no solo a través de las palabras sino a través de los colores.

    El autor de las obras, Max Sanz expresó que su propuesta se enmarca en el arte oaxaqueño, en la corriente artística que ha desarrollado Rufino Tamayo y Toledo, y recalcó que la propuesta surgió de la inquietud de hacer que lo negro (el color negro) tuviera un significado, pues el negro y blanco son la ausencia de color.

    La obra que me inspira, dijo, es de Francisco de Goya en el Museo del Prado, en Madrid, en donde unos grupos se llevan a una persona, y en la que aborda lo coloquial que México tiene, y forma parte de un imaginario colectivo que en el siglo XXI sigue existiendo pero con otra connotación.

    Max Sánchez López (nombre verdadero), nació un 24 de abril de 1992 en una comunidad de la sierra norte de Oaxaca. Ha expuesto de manera individual desde 2010, en Oaxaca, Ciudad de México, Veracruz y Puebla; así como en Estados Unidos, China, España y París.

    Ha recibido diversos reconocimientos por la Secretaría de Cultura de Oaxaca, por el Congreso de la Unión, de la Cámara de Diputados, de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y del Museo Torre Bicentenario.

    Asistió el senador Ernesto Ruffo Appel, y la exposición, integrada por pinturas al óleo en tela, estará montada en el Patio del Federalismo, del 18 al 22 de junio.

    *Nota publicada en Contramuro (19 de Junio de 2018)